Mujeres santas, recen por nosotras

Hoy es la fecha de la muerte de la Venerable Henriette DeLille. Esta placa en Nueva Orleans honra su vida y su legado como mujer criolla y fundadora de una comunidad religiosa abierta a las mujeres negras. Foto: Wally Gobetz

Venerable Henriette DeLille, fundadora de las Hermanas de la Sagrada Familia, una comunidad de mujeres afroamericanas, ruega por nosotras
Santa Gertrudis la Grande, escritora y mística enamorada del corazón de Jesús, ruega por nosotras
Santa Margarita de Escocia, promotora de los sínodos de la Iglesia, ruega por nosotras

Uno de los regalos de haber participado en un seminario web reciente sobre "Mujeres en el Ministerio" (in) fue la brillante y breve visión de Rachel Lu (in) sobre la participación vital de las mujeres a lo largo de toda la historia de la Iglesia (comienza aproximadamente en el minuto 7 de esta grabación-en inglés). Recordó cómo las mujeres siempre han contribuido en todos los ámbitos de la Iglesia. Hacen de todo: predican, evangelizan, enseñan, profetizan. Invocó una sagrada letanía: Judith, Ester, Débora, María, Marta, Juana, Susana, Lidia, Febe, Hildegarda de Bingen, Eloísa de Francia, Mary Ward. En diferentes épocas, las mujeres han tenido que enfrentarse a diversas limitaciones a medida que la sociedad y la Iglesia discernían lo que es apropiado que hagan las mujeres; la excepción constante, señaló Raquel, es la ordenación. Concluyó: La Iglesia ha indicado que no está en su poder conferir órdenes sagradas a las mujeres.

En primer lugar, quiero expresar lo mucho que me gustó poder compartir un diálogo significativo con Rachel.
Espero que una característica de los próximos 12 a 20 meses en el camino sinodal sea que todos los involucrados en y como discerning deacons, trabajen activamente para ampliar el espacio (¡Ensanchar la tienda!) en el que vivimos la cuestión de la participación de las mujeres en la Iglesia. Esto es lo que se entiende por sinodalidad. No es una campaña para conseguir que todas las personas que ya están de acuerdo se presenten al mismo tiempo; es un verdadero viaje evangélico, en el que dejamos que el Espíritu Santo nos lleve a lugares a los que quizá no queremos ir, a sentarnos con personas con las que no creemos que tengamos que sentarnos, porque la comunión de Dios suele ser más grande y sorprendente de lo que imaginamos.

El Documento para la Etapa Continental del Sínodo Mundial invita a todo el pueblo de Dios a vivir la pregunta: ¿qué poder tiene la Iglesia para repensar la participación de las mujeres?

¿Está el Espíritu Santo llamando a la Iglesia a usar su poder para ordenar mujeres como diáconos?

En este proyecto llevamos esta pregunta ^^ con humildad. También presionamos contra sus bordes mediante el testimonio de nuestras vidas, junto con la recuperación del testimonio de la propia historia de nuestra Iglesia en la que las mujeres fueron llamadas diáconos durante mil años.

Hacemos bien en ser prudentes a la hora de experimentar con el ejercicio del poder en una institución mundial de 2000 años de antigüedad. Porque, ¿cuántas veces los seres humanos se han equivocado en sus ideas sobre el poder, especialmente cuando el poder se delimita en función de las diferencias? Es decir, cuando nuestro género o nuestra raza, nuestra clase o nuestra cultura se convierten en la línea que define nuestro ámbito de actuación en el mundo.

Noviembre es el Mes de la Historia Católica Negra (in)Un tiempo para celebrar la herencia y el legado de los católicos negros. Para los católicos blancos [como yo], es un tiempo de continuar reconociendo las formas en las que el racismo en Estados Unidos ha estructurado nuestras vidas como católicos, y las formas en que nuestra práctica del catolicismo ha estructurado el racismo en Estados Unidos.

Estas realidades entrelazadas son hechos ineludibles de nuestra historia. El innovador trabajo de la historiadora Dra. Shannen Dee Willems(in) "Subversive Habits: Black Catholic Nuns in the Long African American Freedom Struggle" (in) (Hábitos subversivos: monjas católicas negras en la larga lucha por la libertad de los afroamericanos) hace visible la presencia de religiosas negras cuyas vidas son un testimonio de fe y persistencia. (Puedes ver esta charla -in- que dio para la presentación del libro). Señala que la supremacía blanca funciona borrando su propia violencia y sus víctimas. La recuperación de historias no contadas revela el insidioso racismo que negaría a las mujeres su vocación. Este trabajo histórico abre un camino de reconocimiento de nuestros propios legados institucionales, incluyendo las formas en que la Iglesia Católica marcó los caminos vocacionales no sobre la base de la llamada o la convicción, sino del color de la piel y el prejuicio.

A raíz de este ajuste de cuentas, muchas comunidades religiosas están recorriendo un camino penitencial de reparación. Este verano, la Federación de la Congregación de las Hermanas de San José de EE.UU. pidió la eliminación del sistema de fianzas en efectivo(in), y se comprometió a destinar decenas de miles de dólares a apoyar la liberación de personas de la cárcel que se encuentran en prisión preventiva y los servicios de reinserción para las mujeres.

Todos tenemos puntos ciegos; por eso nos necesitamos unos a otros. No podemos quedarnos en nuestras burbujas y seguir a Jesús en el mundo. Él nos arrastra a lugares de incomodidad, para revelar cómo los poderes han estado repartiendo la muerte, y cómo estamos llamados, como sus discípulos, a caminar de otra manera - de vida abundante, de valorar a todas y cada una de las personas, especialmente a aquellas a las que se les ha hecho sentir indignas o invisibles. Aquellos cuyas diferencias les han marcado como incapaces de actuar con toda la fuerza de su humanidad.

Que el testimonio de los católicos negros, y de todas las mujeres santas que nos han precedido en caminos valientes pero inexplorados, nos dé valor para lo que Dios nos pide en este día y en este tiempo.

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.