Ver en la suegra de San Pedro un modelo de diaconía

Vista de la excavación de la casa de San Pedro a través del suelo de cristal de la iglesia de San Pedro en Cafarnaún.
Vista de la excavación de la casa de San Pedro a través del suelo de cristal de la iglesia de San Pedro en Cafarnaún.

The newsletter in which this post originally appeared included a reflection by Pilar Siman on Isaiah 64:1. Pilar is a clinical social worker, spiritual director, wife, mother to two daughters and parishioner at St. Hugh Church in Miami where she volunteers with the children’s liturgy. She preached her reflection live at the February 2024 St. Phoebe Prayer for a Synodal Church, hosted by the Miami Discerning Deacons Circle and focused on the synod theme of migrants and refugees. Read her reflection here.

En las lecturas de este fin de semana, nos enteramos de la sanación de la suegra de Pedro por parte de Jesús. Hay una línea en la lectura que a primera vista nos podría dar que pensar con nuestra sensibilidad moderna: "La suegra de Simón estaba en cama, con fiebre, y enseguida le avisaron a Jesús. Él se le acercó, y tomándola de la mano, la levantó. En ese momento se le quitó la fiebre y se puso a servirles." En mi parroquia en Seattle, nuestro homilista, el padre Matthew, nos desafió a profundizar el texto. El verbo griego traducido aquí como "servirles" es diēkonei, del que -lo han adivinado- obtenemos la palabra "diácono". Es un verbo que sólo se utiliza en las escrituras para describir las acciones de Jesús, de los ángeles y de las mujeres. En su homilia, el padre Matthew nos animó a reimaginar esta línea de las escrituras, en la que sería tan fácil ver las huellas del patriarcado, y a ver en cambio en la suegra de Pedro un modelo de diaconía. Habiendo sido servida (diēkonei) por Jesús, se ve impulsada a ir y hacer lo mismo, a servir (diēkonei) no sólo a su yerno y a sus amigos reunidos en su casa en ese momento, sino a entrar en una vida de servicio (diaconía) nacida de su propio encuentro con Jesús.

Habiendo pasado un tiempo en Cafarnaún, la ciudad donde se desarrolla esta historia, me resulta fácil imaginar a la suegra de Pedro asumiendo este ministerio, convirtiendo su casa en un sitio del ministerio del servicio y de la Palabra (diakonía) para los primeros seguidores de Jesús. Hoy en día, la iglesia de San Pedro está construida sobre la excavación en lo que se cree que es el lugar mismo de esta historia, la casa de la suegra de Pedro. La confianza de los estudiosos de que han encontrado el lugar correcto se debe en parte a que las paredes que están cubiertas de grafitis dejados por los primeros seguidores de Jesús, señal de que el edificio sirvió como lugar de reunión en los años posteriores a la muerte de Jesús. La iglesia se asemeja a una nave aeroespacial, elevada sobre la excavación y con un suelo de cristal que permite contemplar la misma sala en la que los primeros cristianos se reunían para compartir la comunión, tal vez para ser atendidos por la suegra de Pedro, que había sido atendida por Jesús.

En Discerning Deacons nos preparamos para una temporada de oración, reflexión y acción esta Cuaresma y Pascua, y me llena de consuelo y esperanza este relato primitivo de diaconía y el testimonio que inspiró. Los meses que tenemos por delante nos brindan la oportunidad de dar testimonio en nuestras comunidades cristianas actuales, para que nuestros hogares y nuestros corazones se conviertan en sitios de comunión y en lugares de encuentros transformadores nacidos de la diaconía dada y recibida.

Espero que se unan a nosotros el martes 13 de febrero a la 1:00 p.m. ET / 10:00 a.m. PT para nuestra llamada inicial de una hora de duración, "Caminando con Febe en 2024". Compartiremos nuestra plan de trabajo para continuar por el camino sinodal durante los tiempos de Cuaresma y Pascua con la vista puesta en el Día de Santa Febe en septiembre y en la segunda Asamblea Sinodal mundial en Roma en octubre.

Dedicaremos un tiempo especial en esta reunión a equipar a nuestra gente -¡a USTEDES!- con recursos para que participen en las sesiones sinodales de sus diócesis locales durante la Cuaresma. Como anticipo de lo que está por venir, me complace compartir con todos ustedes, atentos lectores de nuestro boletín, una copia anticipada de un recurso sencillo (en inglés) que hemos creado para ayudarles a preparar sus testimonios previo a las sesiones locales de escucha.

Si eres nuevo en Discerning Deacons, ofrecemos nuestras Llamadas de Bienvenida el segundo jueves de cada mes a la 1:00 p.m. ET -¡lo que significa que la llamada de febrero es mañana! (en inglés) Puedes esperar salir con una buena idea de la misión de Discerning Deacons y algunas formas concretas en las que puedes involucrarte, habiendo tenido la oportunidad de obtener respuesta a tus preguntas y de conectar con otros recién llegados y líderes establecidos en la red de Discerning Deacons.

Otra gran oportunidad para conectarte con Discerning Deacons son nuestras oraciones mensuales a Santa Febe por una Iglesia Sinodal. El sábado pasado, 85 personas de todo el mundo se reunieron en Zoom para un servicio organizado por nuestro Círculo de Discerning Deacons en Miami, centrado en rezar con los temas del sínodo relacionados con los refugiados y los migrantes. (Lea la reflexión increíble ofrecida por Pilar Siman en inglés). Estos servicios de oración tienen lugar mensualmente el día 3 del mes a las 7:00 p.m. ET y son organizados por diferentes equipos establecidos y emergentes de toda la red de Discerning Deacons. Puedes inscribirte en futuros servicios de oración aquí.

Esperamos verles pronto mientras lanzamos nuestro trabajo juntos para 2024 avanzando por el camino sinodal con la inspiración de nuestros antepasados en diaconía -¡la suegra de San Pedro y Santa Febe!

Anna Robertson

Anna Robertson

Anna Robertson forma parte del equipo de Discerning Deacons como directora de organización comunitaria distribuida.

Comparte este Artículo

Testigo
"[Espero que la Iglesia ordene mujeres al diaconado] para aportar un testimonio y una expresión más amplios de la vida, el amor y la presencia de Dios al pueblo de Dios. Las voces y el liderazgo de las mujeres sanarán, animarán y potenciarán las vidas de hombres, mujeres y niños. Provocará una nueva comprensión de la vocación eclesial y enriquecerá la vida familiar católica".
Deedee Van Dyke
Capellana Católica en Joliet, Illinois
Testigo
"La primer Apóstol fue una mujer, María Magdalena. Ella sigue siendo hoy una torre de fortaleza para las mujeres en el ministerio. Si se ordenaran más mujeres al diaconado en la Iglesia Católica Romana, creo que tendríamos homilías más significativas y espiritualmente enriquecedoras, y nuestras liturgias acogerían y darían la bienvenida a todos a la mesa eucarística."
Sonja Grace
Testigo
"Si fuera ordenada diácono, no sería un medio para alcanzar un fin, sino más bien una invitación continua a un camino más profundo y amplio con Cristo. A los diáconos se les pide que se hagan más visibles como manos al servicio de la Iglesia. Responder a tal vocación sería un tesoro, una profundización de mi vida de fe interior enriquecida por las experiencias exteriores de ministerio y servicio. Tanto el camino interior como el exterior se convierten en un anhelo de buscar y conocer al Cristo al que estamos llamados a servir."   
Nina Laubach
Estudiante, Programa de Doctorado en Divinidad, Seminario Teológico de Princeton

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.