(Sigo) soñando con el diaconado

«Querido Papa Francisco, me gustaría que los diáconos pudieran tener mujeres diáconas porque las mujeres pueden tener nuevas ideas y diferentes perspectivas. También estará más cerca de la parusía. Hay más razones pero esas son algunas de las mías. De Lucy, 8 años y medio».
Por Lucy, miembro de un circulo Santa Febe intergeneracional en Durham, Carolina del Norte.

Hace unos meses escribí una reflexión que se llamaba "El Papa está “...muy a favor del diaconado femenino.”

Así que imaginen mi sorpresa (conmoción/tristeza/enojo) al ver cómo el Papa Francisco parecía debilitar su propio proceso sinodal al indicar en una entrevista con la reportera de 60 Minutos Norah O'Donnell – que «no» una niña no puede soñar con ser un día diácono en la Iglesia. 

Cuando Lucy, de 8 años y medio, escuchó un resumen de lo que había dicho el Papa Francisco, se puso a llorar.

Unas horas más tarde le preguntó a su madre si podría escribirle al papa. 

«Querido Papa Francisco, me gustaría que los diáconos pudieran tener mujeres diáconas porque las mujeres pueden tener nuevas ideas y diferentes perspectivas. También estará más cerca de la parusía. Hay más razones pero esas son algunas de las mías. De Lucy, 8 años y medio». 

Lucy hizo su Primera Comunión este mes de mayo, y cuando el sacerdote le preguntó «¿por qué llevan un vestido blanco?», ella respondió sin perder un segundo: «para recordar nuestro bautismo». Y sí, utilizó la palabra «parusía» - la palabra griega que literalmente significa «presencia física» y marca el tiempo en el que Cristo volverá y será «todo en todos».  

Comparto aquí su carta -con el permiso de sus padres- porque su madre Hilary es una Discerning Deacon. Hilary, como tantas otras, está en el movimiento no principalmente por sí misma (resulta que es una predicadora muy capacitada, que recientemente ha despertado a esta llamada). Hilary quiere seguir criando a una hija que se sepa amada por Dios, y no quiere que esa verdad entre en colisión con una Iglesia que no acoja la plenitud de los dones de las mujeres. No quiere que su hija sienta que tiene que salir de la Iglesia para encontrar una comunidad que camine con ella como discípula. 

Así que, por supuesto, Hilary animó a su hija a escribir al papa. Y se puso al teléfono para ayudar a reunir al círculo local de Santa Febe para que se juntaran para comer, orar y discernir. 

~

A través de las llamadas, textos, correos electrónicos y mensajes de Facebook de la última semana, sé que muchos de los que han estado caminando con nosotros por el camino sinodal se sienten traicionados. No porque la Iglesia pueda finalmente discernir no ordenar mujeres como diáconas, sino porque la declaración del papa parece indicar una mente cerrada, una Iglesia cerrada – incluso mientras hay un discernimiento visible, activo y vivo sobre la mesa. 

Me alienta la comunidad que se ha estado reuniendo - y que está comprometida a seguir reuniéndose. Para rezar, para leer las Escrituras, para abrir la Palabra, para rezar por nuestra Iglesia, para discernir hacia dónde parece que el Espíritu Santo dirige nuestros pasos, y para participar en la misión de Jesús. 

También estoy consciente de que hay niñas y mujeres jóvenes que escuchan esta entrevista o leen informes sobre ella, y lloran solas. Sintiendo que alguna parte de su propio sueño se ve disminuido a raíz de las palabras del papa, palabras que pueden funcionar para reforzar nociones que no conducen a la plenitud de la vida para las mujeres en la Iglesia católica. 

No tienes por qué sentirte sola en esta experiencia. Tanto si eres nuevo en Discerning Deacons como si has participado en los últimos años, te invito a unirte a nosotros este jueves de 6 a 7 p.m. ET para una Reunión Comunitaria y Llamada de Bienvenida en inglés (regístrate aquí). Este es un lugar para reunirnos en comunidad, compartir lo que está en nuestros corazones, y continuar caminando juntos en este momento de incertidumbre. También estamos lanzando un nuevo espacio para la comunidad en esta temporada, los Círculos de Acompañantes, específicamente para aquellos que están considerando planificar las celebraciones del Día de Santa Febe este mes de septiembre. Para saber más y unirte a un Círculo de Acompañantes, envía este formulario antes del fin del día mañana jueves 30 de mayo..

Esto es lo que sé: Una entrevista no es un cambio de doctrina ni una enseñanza autorizada. 

Esto es lo que espero: que antes de que el Papa Francisco (o su sucesor) decida sobre la inclusión de las mujeres en el diaconado, tengamos la oportunidad de compartir nuestro sueño. 

Arraigado en el Evangelio de hoy que proclama: «Sepan que el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino para servir y a dar su vida como rescate por una muchedumbre», (Mc 10,45) soñamos con un diaconado profético para una Iglesia sinodal, que haga visible al Dios que vino a servir a la humanidad, no a ser servido. 

Este sueño se articula en el informe para la etapa intermedia (en inglés) que presentamos a la Secretaría del Sínodo el 15 de mayo.  De la conclusión de nuestra propuesta: 

Este sueño de un enfoque colaborativo del ministerio, de un diaconado permanente renovado, profético y sinodal que incluya a hombres y mujeres podría ser quizás uno de los frutos más significativos, más tangibles, más impactantes de este hermoso viaje sinodal en el que hemos sido tan valientemente liderados y al que nos hemos entregado con tanta esperanza. Puede ser una forma primordial de que el Pueblo de Dios «saborearé y veré la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes».

Espero que, como participantes en este discernimiento a través de Discerning Deacons, encuentren aquí eco a sus voces y a sus visiones. Les invito a leer la propuesta, a compartirla con otros, y a reunirse y dialogar en oración – quizás utilizando la Conversación en el Espíritu (una guía y agenda adaptadas están aquí en inglés) como método para dar espacio a que se escuchan varias voces. Animo especialmente a conversar con sacerdotes, diáconos, mujeres en el ministerio, jóvenes adultos y aquellos que puedan estar más indecisos sobre la apertura de un camino para que las mujeres sean ordenadas diáconas. 

Juntos podemos seguir sirviendo al sínodo:

  • ¿Cómo resuena para ti la visión de un diaconado profético y sinodal que incluya a mujeres y hombres?
  • ¿Qué características tendría? ¿Es demasiado fantasiosa esta visión? ¿O es una visión, enraizada en la Tradición, que puede guiar nuestros pasos a largo plazo?
  • ¿Qué diferencia supone o no la ordenación para el ejercicio del ministerio en nuestras comunidades? 
  • ¿Por qué sería importante que las mujeres fueran ordenadas diáconas? ¿Cuáles son los riesgos que tal vez el Papa Francisco quiere evitar? 
  • ¿Cómo podemos, hoy, alimentar los dones de la predicación, y la llamada a servir a toda la humanidad, mientras caminamos juntos como comunidad de testigos? 

La Iglesia sigue convocada en SÍNODO, lo cual significa que cada uno de nosotros está llamado a atender al movimiento del Espíritu Santo, que busca una renovación de nuestra iglesia a través del encuentro, la escucha, el discernimiento y, después, la decisión.

Este momento nos invita a seguir siendo corresponsables de la misión evangélica, caminando unos con otros cada vez más fielmente en el amor y la esperanza activa.

También es el momento de levantarnos unos a otros con la palabra, la oración y la presencia. Por eso hemos compartido una oración-poema emotiva en inglés de Allison Beyer, que pone en palabras algo de lo que he estado sintiendo como madre, absorbiendo las noticias del mundo y de la semana.

A Holy Mother’s Response to the Holy Father

By Allison Beyer

Here’s the thing, Holy Father.
I am enraged, truly,
And yet I can make dinner
Giving food to the hungry, a work of mercy

I am able to prepare a homemade meal of three balanced parts,
A holy trinity, if you will, of mutuality, measured right relationships,
That together form our cena, lo que nos alimenta
A mi familia
My husband, like you, from Argentina
My children, café con leche, just how we like it–with a little honey mixed in

You have devastated me. You have said clearly what we did not want to think
–always giving the worn-out benefit of the doubt to the men, the doubters!–
You have said, “We have listened to you. But we do not believe you.”

I am devastated. And yet
I can go to the community meeting
To advocate with my presence and my word
Support for sheltering the homeless, a work of mercy 

I can come home to
Sing my children to sleep
Nurse the baby on my breast,
Giving drink to the thirsty, a work of mercy

And then, speak quietly with my Lord.
Jesus. And what he says to me,
Is quite different than what it seems to be that you are saying.
You see, I saw His risen body. I was there at the tomb.
I am coming now, to you, to the upper room, the upper echelons of power
To tell you–
He is alive.
He showed himself to me.

You see, I went into the tomb.
I wasn’t up in a safe space, talking it out, pondering and studying.
I was on the ground.
I was  burying the dead, a work of mercy
Following my Jesus
even in death.

He saw me, in my body. He called to me
By name.
He sent me out
By name.
To you, Holy Father, in the body of Peter
And the others cowering,
Hiding from death–their own and His.
I knocked at the door.
What was harder for Peter to believe,
The resurrection of the Body,
Or the shape and taste and sound
Of my name
On his lips
The shape of my body
Held in the pupil of his eyes
Seen
Named
Called
Sent.

This has always been the hardest part:

That a woman might be
The one to bring the Good News
–to you, to all.

Allison Beyer es una artista multidisciplinaria, facilitadora de retiros y ministra que vive en South Bend, Indiana. Allison es madre de 4 hijos, tres vivos y uno que nació muerto.

*Deletreo original en la foto, editado para mayor claridad aquí

Comparte este Artículo

«
Organization
“This was such a great learning experience for all of us, and even more so, a chance to build momentum and connection.”
St. Basil's Catholic Parish
Ottawa, Ontario, Canada
«
Organization
“We are proud to stand on the shoulders of the many women who have ministered to the people of God throughout time!”
Holy Name of Jesus Parish
New Orleans, LA
«
Organization
“Learning about the history of women in the diaconate gave context to efforts to enable women’s participation in the diaconate today, and it was powerful to celebrate St. Phoebe and uplift the ministry of women in our own community.”
St. John Fisher Parish
Rancho Palos Verdes, CA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.