compartir
Testigos
Doris Almeida de Vasconcelos
April 26, 2021

Quiero compartir con ustedes mi rincón favorito de todo el mundo, ese lugar donde llegas para reponer fuerzas en tu camino. Es el Santuario de Nuestra Señora de Nazaret, en la comunidad de Recreio, el barrio pobre de casas de paja en Altamira, Amazonía Brasileña. Las matriarcas del barrio me cuentan que madres e hijas, entre 30 y 80 años, visitaron al Obispo Clemente Geiger. ¿Sobre qué conversó esa Iglesia viva hace más de 61 años?

Cuando era niña llegué con mi familia desde Sao Paulo, la cuarta ciudad más grande del mundo, al territorio sagrado de la Amazonía. El Santuario se convirtió en mi hogar materno, donde las matriarcas me educaron en la fe. Es un vecindario mayoritariamente de mujeres que evangelizan a las familias en la comunidad. Son verdaderas “mujeres diáconos” desde hace más de 61 años. Educaron en la fe a todas las generaciones del barrio más antiguo de la ciudad de Altamira, Recreio, donde viven lavanderas y pescadores. Estas mujeres sencillas conversaron con el Obispo y le dijeron que se sentían obligadas a asistir a la imponente Catedral porque no tenían parroquia. Le pidieron que hiciera una capilla en el barrio de las casas de paja, para orar y educar a sus hijos e hijas en la fe. La Iglesia escucha.

Trabajo con la Secretaría Pastoral y ya son 23 años de misión en el Xingu, vivo alegrías y sufrimiento traído por los grandes proyectos de represas y minería.. Denunciamos el abuso y explotación de niños, mujeres adolescentes, violencia hacia los jóvenes, invasión de madereros, acaparadores de tierras, extracción depredadora.

La Secretaría Pastoral trabaja con más de 692 comunidades eclesiales de base, 10 parroquias, 5 cuasi parroquias, 5 regiones pastorales, 10 municipios, una región de ríos, carreteras vecinales, aldeas, tierras indígenas, zonas de conservación y áreas de extracción de recursos naturales. Este es el hogar para ocho grupos étnicos indígenas del Xingu medio: los Xipaya, Kuruaya, Asurini, Parakaná, Arara, Juruna, Xkrin, y Arawete, así como varias comunidades tradicionales y quilombolas. La Amazonía es la Casa Común como dice el Papa Francisco. 

Las comunidades son muy distantes, los sacerdotes pueden visitarlas cada 6 meses o una vez al año. ¡Ahí estamos las mujeres! Después de la lucha y el trabajo diario, rezamos el rosario, organizamos círculos bíblicos, novenas. Estamos allí en la capilla, esperando organizadas, cuando llega el cura para atracar el bote o estacionar el auto. 

¿Qué sería de los equipos misioneros y sacerdotes de la parroquia sin nosotras, “mujeres diáconos” en las comunidades?

La Iglesia en el Xingu está compuesta en un 90% por mujeres en la dimensión pastoral, litúrgica y socioambiental; solo tenemos 24 sacerdotes y 33 religiosas y religiosos para aproximadamente 269.343 católicos en una enorme distancia geográfica de 361.981 km2. Si no somos nosotras, laicas y religiosas en las más de 692 Comunidades de Base, 544 rurales y 88 urbanas, no habría evangelización., Pero la hay, porque nosotras, como los apóstoles y apóstolas en el tiempo de Jesucristo, nos responsabilizamos y somos muchas: Marías, Marienes, Socorros, Raimundas, Madalenas, Josefas, Antonias, Ivonetes, Franciscas, Rosas, Estes, Malaques, Terezas…

Entendí la llamada del amor de Dios con el pueblo en el Amazonas. Mi fe, corre por mis venas, nací con ella, está enraizada en la fe inquebrantable de mi padre José, en el servicio y diálogo del Obispo Erwin Krautler, en la defensa a la vida del Padre Savio Corinaldese SX. Evangelizar en la Amazonía es una misión llamada a realizarse con el corazón y el alma abierta, para entrar en un diálogo intercultural que se asume en el intercambio de conocimientos, experiencias y sentimientos; que solo se pueden trabajar en el colectivo para profundizar al personal, la conversión integral, la Sinodalidad.  

Hace 60 años el Obispo Geiger y las mujeres se dieron cuenta que no hay forma de evangelizar en este terreno sagrado entre los pueblos sin diálogo, servicio, anuncio y testimonio construido colectivamente en la sencillez, la humildad y el compartir la fe y la vida. Así evangelizamos en el Xingu. Soy aprendiz de estas “mujeres diáconos”, afirmo mi amor por Dios, la Iglesia amada y los pueblos amados.

Doris Almeida de Vasconcelos nació en Sao Paulo, Brasil y creció en Xingu, Brasil en el corazón de la Amazonia. Una mujer consagrada laica de la Orden Franciscana Seglar, ella es catequista y activista socioambiental que trabaja en el Diócesis de Xingu. Ella se identifica como defensora de la vida y los derechos humanos y de la naturaleza. Ella practica Ecologia Integral con el apoyo del Equipo de la Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM).

Doris es animadora de Laudato Si’, parte del Comité REPAM Xingu, y fue Auditora del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica que se llevó a cabo en Roma en el 2019. Ella es licenciada en Letras y Especialista en Lenguaje y Docencia de la Universidad Federal de Pará.

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.