Share
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Testigo
Kelly Meraw
April 26, 2021

Mi abuela me enseñó sobre Jesús. Me enseñó cómo eran las manos de Jesús, fuertes y curtidas por el servicio. Me enseñó cómo su corazón se inclinaba hacia los más pequeños, las olvidadas, las subestimadas, los enfermos y los débiles. Me enseñó lo que hacía llorar a Jesús. Mi abuela me enseñó que Jesús no se compadecía. Jesús mostraba empatía. Dios se encarnó, y nosotros tenemos nuestra propia vocación de ser parte de esa encarnación. Ella me enseñó a sentirme cómoda en esa tensión entre el mundo y la Iglesia. Me enseñó que Jesús se sentaba con la gente en los momentos más oscuros de sus vidas, porque ahí estaba su Padre. 

Soy un conversa a la Iglesia Católica. Me crié en la Iglesia Unida de Canadá. Ir a la Iglesia no era opcional los domingos, pero simultáneamente, no se hablaba de ello en voz alta durante los días de semana. Los servicios tenían un flujo suave con un timbre apologético. La acción de gracias era cortés; la alabanza, tenue. La mejor parte del culto para mí era pasar las páginas del libro de himnos y aprender a cantar las cuatro partes del pentagrama. La comunión era rara. Era la parte más deliciosa del pan de molde cortado a mano y la más deliciosa dedal de jugo de uva que jamás haya probado. La reverencia con la que mi padre demostró la profundidad de ese momento fue un testimonio que nunca olvidaré. Puede que no hablara de su fe, pero en esos momentos la encarnaba.

El verdadero trabajo de evangelización ocurría en la cocina. Las señoras de la iglesia. Esas señoras eran Marthas, que trabajaban incansablemente para alimentar, limpiar, enseñar y atender. Eran la fuerza magnética alrededor de la cual orbitaba toda la operación. Construían la comunidad con sus teléfonos de marcación rotativa y horas y horas de escucha. Era un ministerio. Proporcionaban trenes de comidas a las nuevas madres o a las personas con cónyuges enfermos mucho antes de que “SignUpGenius” hiciera todo el asunto más simple. Eran pastores. Eran mujeres santas. Miré a esas ancianas y escuché la voz de Dios en lo más profundo de mí diciendo que sirvieran así. Esas mujeres eran diáconos. No designadas ni ordenadas, pero innegablemente diáconos. 

Estudié Música y Estudios Religiosos en la Universidad McGill y durante este tiempo encontré un hogar espiritual en la Iglesia Católica. Como la mayoría de los conversos, daría crédito a la naturaleza personal de los sacramentos por haber movido mi corazón hacia la plenitud de la fe. Cristo no estaba distante después de su resurrección; seguía estando con nosotros y trabajando a través de nosotros. Por el poder de la Eucaristía se nos dio la misión para ser las manos y los pies de Cristo en el mundo. Incluso en mi conversión estaba discerniendo la clara llamada de Dios sobre mi vida a un ministerio de servicio, a pesar de lo que pueden parecer oportunidades limitadas para las mujeres en la Iglesia Católica.

En la actualidad soy Directora de Pastoral y Liturgia de dos grandes parroquias en Wellesley, Massachusetts. El ministerio incluye la preparación para el bautismo, la planificación litúrgica, los estudios bíblicos y de fe en pequeños grupos, los servicios de oración y comunión, el trabajo de justicia social y el ministerio de duelo. Visito a los confinados en casa, aconsejo a los dudosos y rezo con los moribundos. Estoy viviendo en un ministerio que siempre fue una llamada en mi vida, en gran parte porque trabajo con un pastor que reconoce el don único de las mujeres. 

Continúo discerniendo cómo navegar por la tensión, a veces dolorosa, de vivir una vocación no reconocida como diácono , al mismo tiempo que deseo ser fiel a la Iglesia que amo y al cual me comprometo a servir. Mientras tanto, Dios sigue revelando cómo quiere que me presento y sirvo a su pueblo. Espero que la Iglesia pueda llegar a reconocer este servicio sin miedo. Rezo para que pronto llegue el momento en que las mujeres sean restauradas al diaconado y asistidas por la gracia sacramental mientras viven su vocación. 
Kelly Meraw es la directora de la pastoral de colaboración y la directora de música y liturgia de la Parroquia de St. John the Evangelist en Wellesley, Mass.

Join the Discernment!

Curious to learn about the mission & vision & community of Discerning Deacons? Join a welcome to meet others and explore ways to get involved!

Endosador
La ordenación de mujeres para el diaconado no es solo una necesidad urgente de la Iglesia para responder a la gran escasez de vocaciones a la vida consagrada, sino también, y más importantemente, una cuestión de Justica y una verdadera edificación del Reino de Dios, donde reconozcamos and afirmemos, como el Cuerpo de Cristo, la IGUALDAD, la dignidad y los dones que mujeres y hombres hemos recibido de nuestro Creador.
Fr. Gonzalo Torres-Acosta, OFM
Somos testigos
“Women are created in the image and likeness of God. Their wisdom, experience, emotional constitution are critical to leading a parish, diocese, any ministry.”
Gregory Michael Barras
Somos testigos
Women need to share their spiritual gifts with others as deacons, serving those who are currently unserved, reaching towards the fullness of the expression of our faith.
Jill Caldwell
Parish and diocesan volunteer in Helena, Montana

Receive Our Newsletter

This is the hub where we share relevant news, events and opportunities to participate in the work. 
*We will send the newsletter only once each week, and we will never share or sell your information.

Copyright All Rights Reserved © 2021 Discerning Deacons

Receive Our Newsletter

This is the hub where we share relevant news, events and opportunities to participate in the work. 
*We will send the newsletter only once each week, and we will never share or sell your information.