Share
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Testigo
Rose Lue
April 26, 2021

Siempre he sentido la llamada a servir. He escuchado la llamada de Dios desde que era una adolescente. Después de la universidad, tras mucho discernimiento, entré en una comunidad religiosa. Pero, al cabo de dos años, discerní salir. De alguna manera, no era el lugar para mí. Creo que Dios sabía que necesitaba tener hijos para saber realmente lo que es el amor.

Sin embargo, la llamada a servir nunca se fue. Tuve la suerte de que mi parroquia tuviera un director de formación en la fe para adultos que reconoció mi llamada, y la suerte de que mi diócesis tuviera un programa de formación para líderes laicos. Dios me dio un camino hacia el ministerio como mujer casada y madre.

En mis siete años de formación, empecé a sentir que no era sólo una líder parroquial; era una servidora-líder de la diócesis, nuestra iglesia local. Me sentí parte de un equipo, hasta el día en que la formación terminó. 

Los candidatos a diáconos de nuestro programa de formación fueron destacados en nuestro periódico diocesano para que la comunidad eclesiástica pudiera conocerlos. Nuestro obispo invitaba a los candidatos y a sus esposas a cenar para poder conocerlos personalmente. Yo nunca tuve esas oportunidades.

The men also had the rite of ordination wherein the Church recognized their call and the completion of their formal preparation, and found them worthy to be received as servant-leaders. The Church rightly celebrated their ordination, prayed for them and asked for God’s blessings upon them.

Los hombres fueron ordenados. Recibí un certificado.

Recibí un certificado del obispo en el contexto de la graduación de un programa. Se me consideró un ministro preparado en la diócesis, y por ello estoy agradecido, pero me dolió profundamente que no se me recibiera como un servidora-líder de la Iglesia, para la Iglesia. La Iglesia no dijo que yo también había sido llamada y encontrada digna. No recibí, en presencia de la comunidad, la bendición de la comunión de los santos.

Al reconocer el dolor de que la Iglesia no ofrezca un rito para mí, decidí unirme a mis hermanos en su rito, desde el lugar donde estaba sentada en la iglesia ese día.

Me imaginé postrado en el suelo de la catedral con ellos, escuchando las letanías de los santos que se cantaban y las oraciones en los corazones de la gente asaltando el cielo. Me imaginé al obispo imponiendo sus manos sobre mí, entregándome el libro del Evangelio, y diciendo esas palabras poderosas: "Recibe el Evangelio de Cristo en el que te has convertido en heraldo. Cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas".

Ha sido un viaje muy doloroso, no voy a mentir. Sin embargo, aunque siento dolor, también me siento muy bendecida. Me siento bendecida por haberme formado como ministro, por haber llegado a conocer a gente de la diócesis y por tener un sentido de comunidad con los demás líderes de servicio.

Poco a poco, me he dado cuenta de que ya estoy sirviendo a la Iglesia como diácono. Ser diácono no tiene que ver con un trabajo o un título particular. Se trata de servir al pueblo de Dios, la Iglesia, en comunidad con otros. Se trata de formar parte de un equipo en el que se utilizan mis dones y talentos.

Como ministro laica adulta y casada, Dios sigue mostrándome un camino. 

Mi oración es que la Iglesia pueda reconocer formalmente que hay mujeres como yo que están siendo llamadas por Dios y que dedican sus vidas a lograr, con Dios, un reino de amor, paz y justicia. Lo que yo deseo es ser recibida por la Iglesia como una de sus servidores-líderes. 

Rose LueLíder Laica Avanzada, actualmente sirve a la Diócesis de San José, California, como miembro de la comisión de justicia, del comité de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano y del ministerio de salud mental. Miembro desde hace mucho tiempo de la Parroquia de St. Simon en Los Altos, Rose es una organizadora comunitaria, defensora de la justicia y directora espiritual capacitada. Esposa y madre de tres hijos, tiene una maestría en Ministerios Pastorales de la Universidad de Santa Clara. Este testimonio está editado a partir de lo que Rose compartió en el servicio de oración para la Fiesta de Santa Febe en 2020.

Join the Discernment!

Curious to learn about the mission & vision & community of Discerning Deacons? Join a welcome to meet others and explore ways to get involved!

Endosador
La ordenación de mujeres para el diaconado no es solo una necesidad urgente de la Iglesia para responder a la gran escasez de vocaciones a la vida consagrada, sino también, y más importantemente, una cuestión de Justica y una verdadera edificación del Reino de Dios, donde reconozcamos and afirmemos, como el Cuerpo de Cristo, la IGUALDAD, la dignidad y los dones que mujeres y hombres hemos recibido de nuestro Creador.
Fr. Gonzalo Torres-Acosta, OFM
Somos testigos
“Women are created in the image and likeness of God. Their wisdom, experience, emotional constitution are critical to leading a parish, diocese, any ministry.”
Gregory Michael Barras
Somos testigos
Women need to share their spiritual gifts with others as deacons, serving those who are currently unserved, reaching towards the fullness of the expression of our faith.
Jill Caldwell
Parish and diocesan volunteer in Helena, Montana

Receive Our Newsletter

This is the hub where we share relevant news, events and opportunities to participate in the work. 
*We will send the newsletter only once each week, and we will never share or sell your information.

Copyright All Rights Reserved © 2021 Discerning Deacons

Receive Our Newsletter

This is the hub where we share relevant news, events and opportunities to participate in the work. 
*We will send the newsletter only once each week, and we will never share or sell your information.