compartir
Testigos
Nina Laubach
Estudiante, Programa de Doctorado en Divinidad, Seminario Teológico de Princeton
18 de abril de 2023

Estudiante, Programa de Doctorado en Divinidad, Seminario Teológico de Princeton

Las mujeres diáconos formaban parte de la Iglesia primitiva. Restablecer a las mujeres en el diaconado hoy no es un regreso a los tiempos antiguos en aras de los títulos o la tradición; es una toma de conciencia de que podemos adorar y ministrar más fielmente como pueblo de Dios cuando las mujeres y los hombres pueden compartir plenamente sus dones. No debemos buscar la ordenación de mujeres al diaconado simplemente por necesidad o escasez, sino porque la plenitud de la Iglesia -de lo que estamos llamados a ser como Cuerpo de Cristo- aún no se ha realizado. 

Algunas personas consideran que las mujeres diáconos son "un riesgo" o "una incertidumbre" en cuanto a cómo cambiaría nuestra iglesia. Santa Febe nos muestra un camino de continuidad desde nuestra antigua comunidad hasta la Iglesia de hoy. Entonces y ahora, las mujeres diáconos pueden contribuir a un florecimiento de nuestra vida con Cristo. La Iglesia global ganará credibilidad en su capacidad de servir más allá de las fronteras eclesiales, litúrgicas y sociales. Desafiar el estatus quo establecido, acoger nuevas voces, sanar las divisiones... eso no suena arriesgado... suena a Jesús.  

El trabajo de los Discerning Deacons forma parte de la necesaria e importante labor de volver a contar y reclamar el mensaje del Evangelio. A lo largo de la historia, este Evangelio ha sido mal escuchado, mal interpretado y utilizado para excluir y dividir. Pero gracia sobre gracia, en medio de nuestro quebrantamiento, Dios sigue llamándonos a todos -a TODOS- a participar en una Iglesia que se siente atraída cada día hacia Cristo, hacia la comunión.  

Si fuera ordenada diácono, no sería un medio para alcanzar un fin, sino más bien una invitación continua a un camino más profundo y amplio con Cristo. A los diáconos se les pide que se hagan más visibles como manos al servicio de la Iglesia. Responder a tal vocación sería un tesoro, una profundización de mi vida de fe interior enriquecida por las experiencias exteriores de ministerio y servicio. Tanto el camino interior como el exterior se convierten en un anhelo de buscar y conocer al Cristo al que estamos llamados a servir.   

Dios creador y lleno de amor, que podamos proclamar que el pan de cada día que te ofrecemos es "por tu bondad, fruto de la tierra y trabajo de manos humanas". Que nuestras manos sean plenamente humanas a tu imagen, hombres y mujeres haciendo tu trabajo, sirviendo a los demás y compartiendo el Evangelio. Te damos gracias por todos los que fielmente disciernen tu llamada y escuchan tu voz. Ven, envía tu Espíritu y renueva la faz de la tierra. Amén.

 

«
Organization
“This was such a great learning experience for all of us, and even more so, a chance to build momentum and connection.”
St. Basil's Catholic Parish
Ottawa, Ontario, Canada
«
Organization
“We are proud to stand on the shoulders of the many women who have ministered to the people of God throughout time!”
Holy Name of Jesus Parish
New Orleans, LA
«
Organization
“Learning about the history of women in the diaconate gave context to efforts to enable women’s participation in the diaconate today, and it was powerful to celebrate St. Phoebe and uplift the ministry of women in our own community.”
St. John Fisher Parish
Rancho Palos Verdes, CA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.