Todo tipo de resistencia y dedicación

Hna. Ciria and Ellie at Comunidad la Esperanza outside of Riberalta, Bolivia in the Amazon region

Hna. Ciria y Ellie en la Comunidad la Esperanza en las afueras de Riberalta, Bolivia, en la región amazónica

La Hermana Ciria y yo caminamos bajo el sol abrasador del verano hasta subir a un pequeño barco de madera que navegaba por Madre de Dios, un río tranquilo del Amazonas que serpentea junto a Riberalta (Bolivia), en el corazón del Amazonas boliviano. Un joven adulto que se encontraba trabajando en el barco miró a la Hermana Ciria y la reconoció. "Me acuerdo de usted", dijo. "Usted bautizó a mi hijo". Ella también había bautizado a otros miembros de la familia. Los dos charlaron, recordando las celebraciones, poniéndose al día. Su hijo ya tiene ocho años.  

Lo extraordinario de este momento fue lo ordinario de la situación. Un padre y una hermana religiosa recordando con cariño la celebración bautismal que recibió a su hijo en la fe católica. Fue la más ordinaria de las conversaciones en un lugar extraordinario: la Amazonia, donde se han desatado los dones espirituales de las mujeres y donde obispos, sacerdotes, religiosas y laicos colaboran estrechamente para acompañar una fe frágil en una tierra aún más frágil.  

Hermana Ciria Mees en el río Madre de Dios en la región amazónica de Bolivia

Después de la reciente peregrinación de Discerning Deacons a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, viajé con la Hermana de la Divina Providencia, Ciria Mees a través de Porto Velho, Brasil, y hacia Guayaramerín y Riberalta, Bolivia, para ser testigo del trabajo de las religiosas y laicas católicas que -con gran resistencia, convicción, dedicación y sacrificio- han acompañado  a los pobres, a las comunidades indígenas, a las madres, a los padres,

Hermana Ciria Mees and Ellie Hidalgo with Bishop Eugenio Coter of the Vicariato Apostólico de Pando in Bolivia

a los niños y a los abuelos. También buscan concienciar al mundo sobre la importancia de proteger la selva amazónica, a menudo llamada el pulmón de nuestro planeta. Esperaba que mi visita pudiera despertar nuestra imaginación en los Estados Unidos para comprender mejor hacia dónde podría estar conduciendo el Espíritu Santo a la Iglesia en el tercer milenio y para construir lazos de amistad y solidaridad a lo largo de las Américas - sobre todo ahora que el sínodo mundial comienza su fase continental. Para construir la unidad, según me explicó el obispo local Eugenio Coter ,es necesario comprender las necesidades de los demás.

Al entrar con Ciria en las oficinas de formación del Instituto Pastoral Rural del Vicariato Apostólico de Pando, donde sirvió durante nueve años y dirigió durante seis, me llaman la atención los mapas colgados en la pared de los serpenteantes ríos del Amazonas salpicados por más de 160 pequeñas comunidades de fe rurales, un territorio tan extenso que podría llevar hasta nueve días en barco llegar a la comunidad más lejana. En esta parte del mundo donde hay pocos sacerdotes, y con el permiso de su obispo, Cira ha bautizado a más de 1.300 niños y adultos. Que la Iglesia católica esté presente y pueda acompañar a la gente en estas comunidades se debe en gran medida a los esfuerzos de mujeres como Ciria, que han desafiado todo tipo de condiciones meteorológicas para viajar en barco o para montar campamentos en las comunidades donde se viaja por caminos de tierra en coche. Mientras estuve allí, visitamos algunas comunidades: La Esperanza, San Juan del Urucu, San Juan Km 27 y San Cristóbal. En la comunidad más grande vivían unas tres mil personas. La más pequeña tenía 16 familias.

José Antonio y Hermana Ciria junto al mapa del vasto territorio rural al que han estado sirviendo
Los almendros son árboles altos y constituyen un cultivo importante en la región amazónica de Bolivia
Cultivando la especia urucu en la comunidad San Juan del Urucu

En cada una de ellas nos recibieron con amabilidad, y Ciria enseguida entabló conversación con la animadora o el animador. Escuchar a los miembros de la comunidad es uno de los puntos fuertes de Ciria. Escuchamos a las madres, los padres y los abuelos que fueron los primeros en llegar mientras esperábamos a que otros se unieran a nosotros. Una vez, un grupo de niñas de 5 años se deleitó enseñándome sus juegos. Cuando se reunió un número suficiente de personas, unas 30, Ciria presidió la liturgia católica de la palabra con la comunión. Cantamos himnos populares. Los miembros de la comunidad, a menudo jóvenes, se turnaban como lectores. En varias ocasiones, Ciria me invitó a ofrecer la reflexión del Evangelio. Después, las comunidades compartían galletas, empanadas o un jugo de frutas casero hecho con cualquiera de las muchas variedades de árboles frutales que crecen en los alrededores. Los alumnos de confirmación de una comunidad querían que les enseñara palabras en inglés mientras yo practicaba algunas palabras en su lengua indígena ancestral. Una vez fuimos en busca de árboles de almendra altos, ya que las almendras son un cultivo de exportación clave en la región. 

En la Amazonia, el liderazgo se forma desde la base; cada comunidad de fe busca identificar un animador/a y un catequista para preparar a los miembros de la comunidad para sacramentos como el bautismo, la primera comunión y la confirmación. Ciria sólo puede ir a la comunidad una o dos veces al año y un sacerdote con menos frecuencia, por lo que el papel del animador y el catequista laicos es fundamental para mantener una comunidad de fe rural. El instituto ayuda proporcionando formación de fe continua a estos líderes. Tras nueve años de servicio y acompañamiento, Ciria ha regresado recientemente a su Brasil natal para completar un programa de máster en teología. Líderes laicos como José Antonio y Sandra están dando un paso adelante con la pasión y el compromiso necesarios para seguir ejerciendo su ministerio en las comunidades rurales. 

Comunidad San Juan Km 27 en las afueras de Riberalta, Bolivia en la región amazónica
La Hermana Ciria preside una Liturgia de la Palabra con Comunión en la Comunidad La Esperanza en las afueras de Riberalta, Bolivia
Comunidad San Juan del Urucu en las afueras de Riberalta, Bolivia, en la región amazónica

Ecología integral - Al encuentro de los Clamores de la Tierra

Viajé al Amazonas habiendo leído sobre los problemas de la deforestación, pero sin esperar que fuera tan evidente. Desgraciadamente, había mucho humo visible en el aire, ya que los ganaderos quemaban la cubierta vegetal para dejar paso a nuevos pastos que alimentarán a las vacas que sustentan la demanda local y mundial de carne. Algunos días hubo tanto humo que se cancelaron varios vuelos en el pequeño aeropuerto de Riberalta por falta de visibilidad. 

Caring for Our Common Home - Mural by students of of Colegio Católico Roberto Fransen in Guayaramerín, Bolivia in the Amazon region.

Es a estas comunidades pobres que viven en el campo y a las comunidades indígenas con conocimientos ancestrales sobre el cuidado de la tierra a las que Dios ha confiado la necesidad de hacer sonar la alarma para cuidar mejor nuestra casa común. Los niños del Colegio Católico Roberto Fransen de Guayaramerín han pintado murales en las paredes de su escuela, al igual que los alumnos del Colegio San José de Riberalta. La esperanza es que el arte pueda concienciar y crear una cultura que dé prioridad al cuidado de la Madre Tierra. Es una tarea de gran magnitud. 

Miré el arte de los jóvenes y me pregunté. Imaginé. Soñé. ¿Podría llegar un momento en que todos nosotros en las Américas invirtiéramos en los esfuerzos de las comunidades indígenas y locales de la Amazonia para plantar árboles, millones de árboles? Convirtiendo algo más que unos cuantos ranchos de ganado en selva tropical y mejorando la calidad del aire para todo el mundo, permitiendo que el planeta respire con todos sus pulmones amazónicos. 

El cuidado de nuestra casa común es responsabilidad de todos, y nuestras propias comunidades locales probablemente podrían utilizar más árboles. Durante esta fase continental del sínodo - mientras imaginamos un camino hacia una mayor escucha y comprensión en las Américas - es bueno destacar la conexión integral entre las mujeres extraordinarias y ordinarias cuyo trabajo diaconal mantiene viva la fe y la esperanza en una parte vital del mundo, y los gritos de la tierra, que llaman a nuestra conversión.

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.