Invitadas a acompañar a Jesús en el camino

"Stations of the Cross" de DovetailInk.etsy.com. Publicado con permiso.

El lunes nos reunimos para nuestro servicio de oración mensual, durante el cual el Círculo de Discerning Deacons de Chicago nos guió en un "Vía Crucis desde el punto de vista de las mujeres a lo largo del camino".

Sus reflexiones nos guiaron en una contemplación devota sobre el testimonio fiel de las mujeres al ministerio, muerte y resurrección de Cristo, y nos invitaron a reconocer las maneras en que nosotros mismos acompañamos a Jesús en el camino: con los jóvenes que se preguntan si realmente son vistos alguna vez, con las madres inmigrantes que buscan conexión además de vivienda, con los afectados por enfermedades graves, cuya fe perdurable revela el amor de Cristo y nos recuerda que nunca caminamos solos.

Nos complace compartir la reflexión escrita por Mary Freeman para la Décima Estación – Jesús es despojado de sus vestiduras. Mary, que coordina la despensa de alimentos en la parroquia St. Francis Xavier, nos invita a reflexionar sobre nuestra respuesta cuando nos encontramos con alguien que ha sido despojado de su dignidad humana. 

Ofrecemos nuestras oraciones por una Semana Santa llena de gracia, para que cada uno de nosotros esté abierto a la gracia que viene al permitir que nuestras vidas sean moldeadas por el misterio pascual de Jesús. - Casey & Ellie 

Décima estación del Vía CrucisJesús es despojado de Sus vestiduras:

Una indignidad más... como si Jesús no hubiera sufrido suficiente... ahora lo despojaban de la ropa que llevaba puesta. Su vergüenza estaba expuesta para que todos la vieran y se burlaran de ella. Que nuestras acciones vistan a los demás con respeto y sirvan como recordatorio de que todos somos hijos amados de Dios.

 

Un día en el trabajo, me llamaron a la ventana porque alguien estaba trepando a las cajas de San Vicente de Paul en el estacionamiento de nuestra Iglesia. Las tres cajas metálicas, dispuestas para donaciones de ropa y zapatos, no son de fácil acceso. Son contenedores profundos con una pequeña abertura para pasar una bolsa, pero aquí había una persona metiendo la mano y sacando bolsas y artículos. Había cosas esparcidas por todas partes. La gente se alarmó y otros se acercaron a mirar por la ventana. No sabían qué hacer. En cuanto vi la cabeza de pelo corto y rubio salir de la ranura, se me partió el corazón. Sabía exactamente quién era.

Salí y, al oír mis pasos acercándose, gritó desde la caja: "Lo siento. Por favor, no te enfades conmigo". Entonces me vio y se relajó un poco, pero expresó lo avergonzada que estaba. Sarah es una joven madre soltera que haría cualquier cosa por su hijo. Es inteligente, trabajadora, creyente y agradecida. Le resulta difícil pasar por la cola de la despensa y pedir lo que necesita. Ha sido despojada de muchas cosas: relaciones sanas, un lugar seguro donde vivir, artículos esenciales como comida, ropa, gasolina, y oportunidades para ganarse un sueldo digno. Hemos tenido muchas conversaciones sobre la vida y hemos ayudado con algunos de estos artículos materiales. Pero en ese momento, mi corazón se llenó de compasión por la vergüenza que compartía. Me explicó que trabajaba como auxiliar de asistencia sanitaria a domicilio, pero que tenía una entrevista para un trabajo mejor y necesitaba encontrar ropa de trabajo para la entrevista.

Vio que yo había sacado una silla para que le resultara más fácil acceder a las bolsas y un carrito para ordenar las cosas. Estaba entusiasmada con uno de los contenidos de la bolsa, así que la ayudé a revisarlo. Mientras lo hacíamos, hablamos, nos abrazamos y... ¡encontramos un conjunto muy bonito! Intentar ayudar a alguien a recuperar su dignidad puede llevar mucho tiempo y, a menudo, sólo tenemos unos instantes para hacerle saber que merece amor y cuidados. Los voluntarios de mi despensa de alimentos, sobre todo las mujeres, utilizan sus dones de compasión, comprensión, y saben cómo hacer las cosas para poner a la gente en contacto con recursos que les ayuden a sentirse menos avergonzados por pedir algo. Las mujeres se toman el tiempo necesario para hablar con nuestros clientes y escuchar lo que necesitan, en lugar de limitarse a llenar las bolsas de cosas.

Cuando nos encontramos con alguien que ha sido despojado de su dignidad humana, ¿cómo respondemos? ¿Aumentamos su sufrimiento dándole la espalda, haciéndole preguntas críticas o comentarios sarcásticos? ¿O respondemos a la llamada a dar testimonio del amor y la misericordia de Dios?

Oración de Semana Santa: Jesús, por tu sufrimiento, ayúdame a tratar a las personas con dignidad y a darles un sentido de pertenencia a toda la familia humana.

Picture of Mary Freeman

Mary Freeman

Mary coordina la despensa de alimentos de la parroquia de San Francisco Javier en La Grange, Illinois.

Comparte este Artículo

«
Organization
“This was such a great learning experience for all of us, and even more so, a chance to build momentum and connection.”
St. Basil's Catholic Parish
Ottawa, Ontario, Canada
«
Organization
“We are proud to stand on the shoulders of the many women who have ministered to the people of God throughout time!”
Holy Name of Jesus Parish
New Orleans, LA
«
Organization
“Learning about the history of women in the diaconate gave context to efforts to enable women’s participation in the diaconate today, and it was powerful to celebrate St. Phoebe and uplift the ministry of women in our own community.”
St. John Fisher Parish
Rancho Palos Verdes, CA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.