Llamada a Testificar: Millie Clark

Millie Clark, madre de June Caldwell, disfruta de un momento con su bisnieta Madelynn. Foto tomada alrededor del 2017.

Concluimos esta última semana del mes de la historia de la mujer reconociendo el papel vital que madres, tías, abuelas y bisabuelas tienen con frecuencia en transmitir la fe a la siguiente generación. En esta reflexión, June Caldwell comparte un recuerdo pintoresco de la influencia de su difunta madre, Millie Clark, en su formación de fe como lectora. -Ellie 

El verano antes de empezar la escuela secundaria, 12 años después de que el puente Bonner uniera la isla de Hatteras con la parte continental de Carolina del Norte, mi familia pasó sus primeras vacaciones en los Outer Banks (islas barrera situadas frente a la costa de Carolina del Norte, que separan el océano Atlántico del continente). Mis padres, tres de mis cuatro hermanos, mi abuela paterna y yo nos alojamos en una cabaña de una sola planta sobre pilotes y con vistas al mar en Avon. Al otro lado de la carretera 12, la oficina inmobiliaria estaba abierta para tomar café, hacer preguntas y bañarnos en la piscina comunitaria. Llegamos el sábado a tiempo para deshacer las maletas, nadar en el mar y cenar. A mediados de 1970 había muy poco desarrollo urbano en la isla en comparación con la actualidad. Todas las tiendas eran pequeñas, de propietarios locales y no de cadenas grandes. 

El segundo día de nuestras vacaciones era domingo. Lo más probable es que mi padre hubiera preferido ir a pescar. Mi madre rechazó esa idea insistiendo en que buscáramos una iglesia católica para que todos pudiéramos ir a misa. Nuestra familia recorrió la autopista 12 en el abarrotado Chevy azul de mi abuela en busca de una iglesia católica. Después de una larga mañana, un oriundo de la isla sugirió que probáramos en la base naval de EE.UU. en Buxton, cerca del faro de Cabo Hatteras (la iglesia católica de Nuestra Señora de los Mares en Buxton no se había construido todavía.) Cuando llegamos a la base naval ya era demasiado tarde para asistir a misa, así que visitamos el faro en su lugar. Toda mi familia, menos mi abuela acrofóbica, subimos la escalera de caracol hasta la linterna. Nos esperaba una impresionante vista del océano llena de surfistas.

El proximo domingo, cuando entramos en la capilla naval, había un sacerdote sentado justo en la puerta de entrada. Mientras nos dirigíamos a un banco, el sacerdote nos dijo que necesitaba un lector. Por alguna razón desconocida, me preguntó si quería ser yo la lectora de la misa. A mi madre le pareció una buena idea, así que acepté. Tengo que agradecer a la insistencia de mi madre para que asistiera a misa durante nuestras vacaciones familiares – y a un sacerdote que se arriesgó a invitar a una adolescente a leer – este comienzo de mi largo ministerio como proclamadora de la palabra de Dios. – and a priest who took a chance on inviting an adolescent girl to read – to thank for this beginning of my long ministry as a Proclaimer of the Word. 

June Caldwell

June Caldwell

June vive en Coudersport, Pennsylvania, donde es lectora en la parroquia de Santa Eulalia. Después de su experiencia durante las vacaciones en familia que despertaron su llamada a servir como lectora, June tuvo dificultades para servir en su parroquia local porque era mujer. Sin embargo, fue aceptada en este papel vocacional como estudiante universitaria en la Universidad de Duquesne en Pittsburgh.

Posdata de Discerning Deacons: Si quieres dar testimonio de una mujer que ha marcado tu fe, especialmente en las llamadas diaconales a la liturgia, la palabra de Dios y el servicio, envía un correo electrónico a Ellie Hidalgo.

Comparte este Artículo

«
Organization
“We raised so much awareness from our event, of both the ongoing Synod and of St. Phoebe and her ministry. Together, we learned of the power of the intercession of St. Phoebe, and how significant her feast day can be to carry the message of women’s roles in the Church.”
The Church of St. Francis Xavier
New York, NY
«
Organization
“The most meaningful parts of our celebration together included a standing ovation following the witness reflection, the power and strength of the reflection itself, and the procession at the start of mass. In the procession, young women carried in and presented symbols of St. Phoebe including an icon, the commission of St. Paul, a deacon’s stole and a pitcher of water to symbolize our shared baptism.”
Parroquia de San Bernabé
Chicago, IL
«
Testigo
“Preaching on the Feast of St. Phoebe, and supporting and training other women to preach, was a joyful and invigorating experience. It is beautiful to see women claim the truth that they are called and gifted, and equally beautiful to see the People of God’s receptivity to women’s preaching, ministry, and leadership.”
Rhonda Miska
St. Phoebe Day Witness at St. Thomas More Catholic Community in St. Paul, MN; Founder and Co-convener of the Catholic Women's Preaching Circle; Catholic Women Preach Advisory Board Member

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.