Peregrinando para crecer en libertad, amor y servicio

"Santa Maria del Camino" Pintura del Rvdo. Fernando Arizti, SJ - mural en Misión Dolores en Los Angeles, California

Esta semana estoy viajando con un grupo de líderes de la comunidad de la Iglesia y Escuela Misión Dolores a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México. Nos uniremos a un grupo más grande de mujeres y sacerdotes de Discerning Deacons y de América Latina, y nuestro viaje nos ayudará a profundizar nuestra fe en el tipo de iglesia que Guadalupe nos pide que construyamos – una Iglesia donde los dones de todos son bienvenidos en una comunidad sacramental de amor y servicio.

Para un jesuita, la peregrinación es siempre una cuestión de discernimiento. Sabemos la importancia de tener un destino claro, pero también sabemos que Dios está actuando a nuestro alrededor y dentro de nosotros mientras recorremos el camino. Y siempre estamos "en el camino". Dios no espera para amarnos y el destino es siempre el mismo – estamos hechos en, de y para el amor divino. Eso es todo. No hay un final sorpresa. El destino es Dios y Dios es amor. Llegamos a conocer a Dios en nuestro amor. Así que la pregunta del peregrino es siempre y en todo momento la misma: ¿Dónde voy a amar y ser amado hoy? ¿Cómo puedo, desde el lugar exacto en el que me encuentro, liberarme para crecer en el amor? 

Al emprender este viaje sé que no estoy solo. En el sentido literal estoy viajando con cinco poderosas mujeres, líderes y servidores en nuestra iglesia y comunidad escolar aquí en la Misión Dolores en Boyle Heights. Sé que Dios está con nosotros porque sé que estas mujeres son testigos convincentes, agentes, discípulos, y me atrevo a decir, diáconos del amor de Dios. Ellas me enseñan cada día lo que significa servir – proclamando la palabra de Dios, poniendo la mesa donde nuestros dones se reúnen, se bendicen, se rompen y se comparten. Para mí, este viaje consiste en profundizar en mi aprecio por lo que ya sé que es cierto y en rezar para que nuestra Iglesia crezca en esa libertad que da lugar al amor, para que sea fiel a su promesa sacramental, para que haga visible la gracia ya presente en su servicio restableciendo la ordenación de mujeres al diaconado.

Nos pidieron que trajéramos una imagen favorita de María y no tuve que pensar demasiado qué imagen iba a llevar conmigo. Hay un mural aquí en la Misión Dolores de Santa María del Camino. Se pintó como ofrenda cuando esta comunidad decidió abrir su iglesia como santuario para los migrantes y refugiados sin hogar. María del Camino, representada como una mujer migrante que llega a Los Ángeles, lleva un niño en un brazo y extiende el otro en un gesto de bienvenida, acompañamiento, aliento y apoyo. El camino que recorre se ha ido despejando a medida que ella va caminando, los obstáculos se han ido apartando con sus propios pies descalzos. 

Esta peregrinación es un viaje, pero también es un encuentro: la centralización de una iglesia sinodal dirigida por mujeres diaconales y algunos sacerdotes amigos. Estamos discerniendo sobre los próximos pasos y las nuevas oportunidades, pero no estamos confundidos sobre el destino – es simplemente que podamos ser como al principio – una Iglesia donde todos son bienvenidos, parte de ese único Cuerpo, ese único Espíritu, unidos en Cristo, libres para amar y servir. 

P. Brendan Busse, SJ

P. Brendan Busse, SJ

El P. Busse sirve como párroco asociado de la Iglesia Misión Dolores en Boyle Heights, Los Angeles, California.

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.