Reflexión sobre las mujeres diáconos

Lisa Amman, de Discerning Deacons, junto a otros participantes en el evento Catholic Women Deacons? del 13 de marzo.

El domingo 13 de marzo, 120 hombres y mujeres se reunieron en una sala en la Universidad de Santa Catalina en San Pablo, Minnesota, para reflexionar sobre las escrituras, escuchar, compartir y esperar que el Espíritu Santo guíe nuestro discernimiento y nos ayude a hablar en voz alta. La pregunta que se planteó fue sinodal: " "¿Qué nos dice el Espíritu Santo a cada uno de nosotros con respecto a la ordenación de mujeres como diáconos permanentes como una forma de crecer en nuestro caminar juntos?"

Esta sesión de escucha sinodal se organizó en colaboración con Discerning Deacons, el Fondo de la Fundación de la Liga de Mujeres Católicas, las Hermanas de San José de Carondelet y la Universidad de Santa Catalina.

Lisa Amman, (documento en inglés), subdirectora de compromiso de Discerning Deacons, nos recordó que la única manera en que los obispos de la Iglesia pueden conocer la voluntad del Espíritu Santo es escuchando lo que el Espíritu Santo dice a través de todo el pueblo de Dios. Entre los 120 reunidos se encontraban mujeres y hombres religiosos y laicos, algunos sacerdotes, un diácono y el arzobispo Bernard Hebda, que ha estado guiando a nuestra archidiócesis en un proceso sinodal de tres años. 

La teóloga, escritora y editora Sor Joan Mitchell, CSJ (documento en inglés) proclamó el Evangelio de Marcos, señalando que las mujeres siguieron, sirvieron y acompañaron a Jesús desde el principio hasta el final. "Las mujeres de Galilea fueron testigos de los principales acontecimientos consagrados en el credo", dijo la Sor Mitchell. "Jesús fue crucificado (ellas estaban presentes); Jesús murió y fue enterrado, (ellas estaban presentes) y al tercer día resucitó de entre los muertos (ellas estaban presentes). Ellas somos nosotras, las mujeres de nuestras parroquias que seguimos y servimos". 

A continuación, Sor Carolyn Puccio, CSJ (documento en inglés) dio testimonio de que durante sus 39 años de carrera sirviendo en parroquias rurales como administradora parroquial y sirviendo en comunidades donde no había un sacerdote disponible con regularidad, ella dirigía los servicios de oración y comunión, predicaba, guiaba a las familias que se preparaban para el bautismo y visitaba a los enfermos, escuchando sus confesiones en antelación a que el sacerdote ofreciera la absolución. Y no era la única. Concluyó diciendo que "no nos llamaban diáconos, pero eso es lo que éramos".

La asamblea se basó en la historia de las mujeres en el diaconado, a cargo de la Dra. Cynthia Bailey Manns, (documento en inglés), académica, directora espiritual y directora de aprendizaje de adultos en la iglesia católica de Santa Juana de Arco de Minneapolis, y miembro del departamento de teología de Santa Catalina.  

Rhonda Miska, (documento en inglés), ministra eclesiástica laica de la Iglesia de San Timoteo, habló del importante impacto que tendría en la Iglesia la creación de un espacio para que las mujeres prediquen la homilía dominical. Compartió con tristeza el caso de mujeres que conoce y que han elegido vivir su llamada al ministerio en otras denominaciones cristianas que ofrecen más espacio para las voces y el liderazgo de las mujeres. Haciendo eco del Papa Francisco, concluyó invitando a todos los presentes a atreverse a soñar.   

La ex directora del Ministerio Hispano/Latino y actual asociada pastoral de la Iglesia de la Ascensión, Anne Attea, (documento en inglés), compartió sus experiencias como beneficiaria de las mujeres que rompieron las barreras, o como alguien que abrió el camino para otras. Para ella no hay duda de que la ordenación diaconal es importante. Como laica, sólo pudo caminar con los inmigrantes hasta cierto punto: se requería la condición de clérigo para estar con los inmigrantes en los centros de detención, donde a menudo eran víctimas inocentes de un sistema injusto.

La facilitadora de retiros, Jane Cavanaugh, condujo a los participantes a través de una guía de discusión del sínodo (documento en inglés) y una actividad artística que imaginaba la Iglesia del futuro. Escribimos nuestro aporte individual (documento en inglés) al sínodo global sobre este tema mientras reflexionamos sobre lo que creemos que el Espíritu Santo nos invita y nos llama a hacer como Iglesia para caminar mejor juntos hacia el futuro. 

Quiero que mis hijas permanezcan en la Iglesia, y quiero que puedan escuchar a mujeres predicadoras cuyos mensajes resuenen con sus experiencias como mujeres de fe. Yo también lo necesito. Por esta razón, agradezco que el proceso sinodal abra la puerta a conversaciones abiertas sobre el futuro de las mujeres en el ministerio en nuestra Iglesia. 

Meg Payne Nelson

Meg Payne Nelson

equipo de liderazgo de Discerning Deacons en la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis.

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.