Taller de la Familia Ignaciana: Arraigadas y Renovadas

Acabamos de regresar de un dinámico Taller de la Familia Ignaciana por la Justicia (inglés), celebrado en Washington, DC, del 22 al 24 de octubre. El evento atrajo a unos 2.000 estudiantes y ministros universitarios de más de 55 escuelas secundarias y 25 universidades, además de laicos, religiosos y clérigos de decenas de parroquias y otras organizaciones católicas.

El tema, "Arraigados y Renovados", enfoca las raíces del taller en su fidelidad para responder a nuestro siempre cambiante llamado de vivir una fe que haga justicia. Como dijo Beth Ford McNamee, directora asociada de la Pastoral Universitaria de la Universidad de St. Joseph, durante su intervención para inaugurar el tema de la conferencia: "Cuando estamos arraigados en la verdad de nuestras historias, cuando nos reconciliamos radicalmente con ellas, entonces podemos alcanzar y ramificar, dar fruto y renovar".

El encuentro anual tiene sus raíces en el recuerdo (inglés) de los mártires jesuitas y las dos mujeres que fueron asesinadas en la Universidad de Centroamérica durante la guerra civil de El Salvador. El compromiso continuo de reunir a las comunidades de fe para restaurar las energías, celebrar los éxitos, llorar las pérdidas y discernir cómo responder a los signos de los tiempos se reflejó en las más de 50 sesiones, en los ponentes, en las liturgias, las canciones, la poesía hablada y el activismo que llenaron nuestros días.

El trabajo de discernir la restauración de las mujeres al diaconado es en sí mismo una práctica de arraigo y renovación. Las conversaciones que estamos facilitando nos devuelven a nuestras primeras raíces cristianas, donde las mujeres se contaban entre los diáconos que aseguraban que la Iglesia atendiera a los marginados. La restauración de las mujeres en el diaconado podría ofrecer una renovación muy necesaria a una Iglesia que tiene problemas con el clericalismo, los escándalos de abusos y la ruptura de la confianza y la credibilidad, especialmente entre los jóvenes.

Anna Robertson y Maureen O'Connell, miembros del equipo de DD, invitaron a los participantes en la conferencia a emprender este viaje de arraigo y renovación cuando facilitaron la sesión "Este No es el Diaconado de tu Abuelo: Mujeres dando su Testimonio desde los Márgenes". La sesión involucró a los estudiantes en la historia de mujeres diáconos proféticas e invitó a participar en el discernimiento activo de nuestra Iglesia sobre las mujeres y el diaconado a través de una Cohorte de Animadores Estudiantes de Discerning Deacons..

En nuestro puesto de exhibición, hablamos con muchos estudiantes sobre las mujeres y el diaconado, contestamos preguntas y repartimos calcomanías de DD, tarjetas de Santa Febe, nuestro informe de síntesis del sínodo: Discerning Deacons por una Iglesia Sinodal, y el estudio cualitativo Llamadas a Contribuir , sobre las mujeres en ministerio.

También celebramos la reciente publicación de Catholic Women Preach: Raising Voices, Renewing The Church (libro en inglés, Elevando Voces, Renovando La Iglesia), de los editores Elizabeth Donnelly y Russ Petrus, que presenta las reflexiones de las mujeres para el Ciclo Litúrgico A. ¡Felicidades a todas las mujeres incluidas en este libro y un saludo especial a la co-directora de DD, Casey Stanton, como también a nuestras colaboradoras Donna L. Ciangio, OP, Molleen Dupree-Dominguez, Maria Teresa Gastón, Rita L. Houlihan, Rhonda Miska y Kerry A. Robinson!

En paz,

Comparte este Artículo

Testigo
"[Espero que la Iglesia ordene mujeres al diaconado] para aportar un testimonio y una expresión más amplios de la vida, el amor y la presencia de Dios al pueblo de Dios. Las voces y el liderazgo de las mujeres sanarán, animarán y potenciarán las vidas de hombres, mujeres y niños. Provocará una nueva comprensión de la vocación eclesial y enriquecerá la vida familiar católica".
Deedee Van Dyke
Capellana Católica en Joliet, Illinois
Testigo
"La primer Apóstol fue una mujer, María Magdalena. Ella sigue siendo hoy una torre de fortaleza para las mujeres en el ministerio. Si se ordenaran más mujeres al diaconado en la Iglesia Católica Romana, creo que tendríamos homilías más significativas y espiritualmente enriquecedoras, y nuestras liturgias acogerían y darían la bienvenida a todos a la mesa eucarística."
Sonja Grace
Testigo
"Si fuera ordenada diácono, no sería un medio para alcanzar un fin, sino más bien una invitación continua a un camino más profundo y amplio con Cristo. A los diáconos se les pide que se hagan más visibles como manos al servicio de la Iglesia. Responder a tal vocación sería un tesoro, una profundización de mi vida de fe interior enriquecida por las experiencias exteriores de ministerio y servicio. Tanto el camino interior como el exterior se convierten en un anhelo de buscar y conocer al Cristo al que estamos llamados a servir."   
Nina Laubach
Estudiante, Programa de Doctorado en Divinidad, Seminario Teológico de Princeton

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.