Avanzando con Raíces y Alas

Casey and Ellie at the "Raíces y Alas" Conference in Washington, DC

Ellie y Casey en la conferencia Raíces y Alas en Washington, DC

A Discerning Deacons nos dió gusto ser invitadas a participar como expositores en la conferencia Raíces y Alas del Consejo Nacional Católico para el Ministerio Hispano (NCCHMpor sus siglas en inglés) en Washington, DC, del 26 al 30 de abril.

Pudimos hacer que los participantes participaran en conversaciones sobre la sinodalidad, los roles de liderazgo de las mujeres y el discernimiento de la Iglesia sobre la ordenación de mujeres al diaconado. 

Los católicos hispanos tienen un papel fundamental que desempeñar en el crecimiento de la sinodalidad y la unidad intercontinental para la renovación de la fe, dijeron los presentadores mientras reflexionaban sobre el V Encuentro, y trabajaban para desarrollar un plan pastoral para los católicos hispanos/latinos, quienes ahora constituyen el 50% de la Iglesia católica de Estados Unidos. Su influencia y sus complejas realidades seguirán marcando las prioridades de la Iglesia en el futuro.

Más de 400 personas participaron en un programa completo de talleres, paneles y sesiones de escucha centradas en cuatro áreas prioritarias: justicia social, familias hispanas, pastoral juvenil y formación pastoral. El tema de la conferencia se centró en las voces proféticas que construyen puentes hacia una nueva era. 

La conferencia incluyó comentarios grabados y en vivo dirigidos a los participantes de la conferencia por el El Papa Francisco, el Cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo de los Obispos sobre la Sinodalidad, y la Hna. Nathalie Becquart, Subsecretaría del Sínodo. Estuvieron presentes durante toda la conferencia el Arzobispo Christophe Pierre, Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, y el Obispo de enlace episcopal del NCCHM, Alberto Rojas, de San Bernardino, California. Otra media docena de obispos participaron en la conferencia en distintos momentos. 

La reforma migratoria sigue siendo un tema crítico para los católicos hispanos que viven en primera línea la separación de familias, las familias mixtas que navegan por complejos estatus migratorios, y los salarios bajos que añaden estrés a millones de familias que viven en la sombra y trabajan en exceso para llegar a fin de mes. Jaqueline Romero, una DREAMER, compartió su via crucis desde la perspectiva de un migrante que cruza la frontera. El 27 de abril, la conferencia dedicó un día completo para abogar por una reforma de las leyes de inmigración. 

Los participantes de la conferencia se agruparon según su estado de residencia y se reunieron con las oficinas de sus legisladores, por zoom o en persona. Asimismo, se juntaron con varios obispos católicos para dar una conferencia de prensa frente al Capitolio. La reforma migratoria reconoce la dignidad dada por Dios a cada persona en nuestra nación, tanto a los ciudadanos como a los no ciudadanos. Somos hermanos y hermanas ante Jesucristo", dijo el obispo auxiliar de Washington Mario Dorsonville, presidente del Comité de Migración de la Conferencia Episcopal Católica de Estados Unidos. "Venimos en oración para pedir a los miembros del Congreso, republicanos y demócratas, que trabajen juntos para crear las soluciones que todos anhelamos ver." 

Casi 100 jóvenes y jóvenes adultos estuvieron presentes en la conferencia, una de las principales prioridades de la presidente de la NCCHM, Elisabeth Roman, para garantizar que los jóvenes fueran visibles y tuvieran la oportunidad de hablar. 

Una de las charlas de los jóvenes a los adultos más proféticas fue la de Martin Soros, de 18 años, quien recibió el premio Alas de la Pastoral Hispana. El mayor obstáculo interno al que se enfrenta la Iglesia estadounidense, dijo Soros, es la polarización y la división, que provocan que un gran número de jóvenes abandonen la Iglesia. El adolescente lamentó que los obispos hayan contribuido a la polarización discutiendo largamente sobre quién puede recibir la comunión, dejando a los jóvenes con la sensación de que sus realidades, experiencias y sufrimientos actuales no son vistos y no importan. La renovación de la Iglesia, sugirió, tiene que integrar la tradición con el movimiento de avance del Espíritu Santo, que llama a los católicos a encontrarse con la gente de las periferias. Los adultos tienen que entender, dijo, que todos los jóvenes están posiblemente en peligro de abandonar la Iglesia, y que cada acción que los adultos realizan para ver, comprometerse y validar a un joven es importante y fundamental. 

El padre Allan Deck S.J., profesor de teología de la Universidad Loyola Marymount y primer presidente del NCCHM hace 30 años, elogió a los participantes en la conferencia por su compromiso de escuchar a los jóvenes y sus múltiples perspectivas. "Hemos sido capaces de escuchar nuestras diferencias aquí", dijo, observando que apoyar a nuestros jóvenes significa estar dispuestos a escuchar mucho. A los latinos, dijo, les gusta funcionar a base de consensos. No les gusta perder gente. "Podemos modelar la comunión en la diversidad", dijo.

El Dr. Hosffman Ospino , profesor de teología del Boston College, hizo un recorrido por las grietas que los jóvenes han experimentado en los últimos 20 años, incluyendo la crisis de los abusos sexuales del clero, los campos de batalla ideológicos, la pandemia y ahora la guerra rusa contra Ucrania. En medio de todos estos desafíos, "Dios ha imaginado a la humanidad con un plan para nuestra salvación", dijo Ospino. Ahora es el momento de comprometer la imaginación católica para articular una nueva visión para estos tiempos, crear nuevas estructuras y redefinir las áreas en las que la Iglesia puede invertir en la formación de su pueblo. 

Durante el discurso de apertura de la conferencia, Mar Muñoz, Directora Ejecutiva del Secretariado de Diversidad Cultural en la Iglesia de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, se refirió a los católicos hispanos como Gente Puente - personas que están llamadas a construir puentes para la comprensión por encima de las diferencias, buscando un objetivo común en el que trabajar (las declaraciones comienzan al minuto 1:08). Señaló que el sueño del Papa Juan Pablo Segundo era que las Américas pudieran emerger como un continente unido. Los católicos hispanos tienen una gran experiencia con el proceso del Encuentro desde donde seguir guiando a la Iglesia en EE.UU. hacia la sinodalidad, dijo. 

La Dra. Emilce Cuda, Secretaria de la Comisión Pontificia para América Latina del Vaticano, subrayó el deseo de tender puentes entre los continentes. "Estamos comprometidos con todos los pueblos de América Latina, y esto incluye a los que viven en Estados Unidos", dijo Cuda. "Debe haber diálogo entre el Norte y el Sur". Cuda fue fundamental en el esfuerzo a principios de este año para reunir a estudiantes universitarios de América del Norte y del Sur en un diálogo sinodal con el Papa Francisco. 

El arzobispo peruano Miguel Cabrejos, presidente del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), dijo que estaba allí para abrir nuevos caminos de encuentro y sinodalidad entre América Latina, Estados Unidos y Canadá (las declaraciones comienzan en el minuto 36). Hizo un recorrido por la historia de la Iglesia latinoamericana y la creciente práctica de la sinodalidad desde el Concilio Vaticano Segundo hasta las grandes conferencias de Medellín, Aparecida, el sínodo de la Amazonia y, más recientemente, el histórico encuentro eclesial de Ciudad de México. El Papa Francisco, señaló, ha dicho que la Iglesia latinoamericana tiene mucho que compartir con el mundo sobre el desarrollo de un corazón sinodal del ministerio. La sinodalidad, dijo el Arzobispo Cabrejos, significa discernir el movimiento del Espíritu Santo en nuestra realidad actual y responder pastoralmente a los desafíos de hoy mientras servimos al pueblo de Dios con la misma pasión que tuvo Jesús. El arzobispo dijo que el CELAM continuará construyendo alianzas con grupos como el NCCHM, que quieren construir el presente y el futuro sinodal de la iglesia. 

En la conferencia se destacaron las áreas de crecimiento contínuo para los católicos mientras respondemos a las necesidades de los tiempos en un espíritu de discernimiento. “Necesitamos mujeres en roles importantes que empiezan a abrir puertas a sus propios pares y que su opinión sea considerada” , dijo Saul Llasca, Coordinador del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Indianápolis en una charla sobre la formación pastoral. Su comentario recibió el aplauso de los participantes en la conferencia. 

Es interesante destacar que en el Primer Encuentro de 1972 una de las conclusiones finales (#35) fue una recomendación para que la Iglesia reciba a las mujeres como diáconos. Qué notable es descubrir cómo nuestras propias raíces y misión en Discerning Deacons se pueden rastrear hasta el testimonio profético del Primer Encuentro. Esperamos ser parte de las alas - alzando el vuelo para una iglesia sinodal, renovada a través del trabajo de justicia e inclusión, y que integre nuestras más profundas esperanzas y sueños para nuestras familias, nuestros jóvenes y nuestras comunidades.   

Galería de Fotos

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.