Realmente Ver, Reconocer y Apreciar

Foto de ViktorCap

Vine a Seattle desde Nueva Jersey en 1982 para servir como voluntario jesuita en la parroquia Saint Joseph. Una de mis razones era discernir una vocación al sacerdocio. La iglesia local estaba viva bajo el liderazgo del Arzobispo Hunthausen, donde todos (laicos y clérigos) estaban invitados a compartir sus dones al servicio del pueblo de Dios.

Conocí a mi esposa Cyndy dos años más tarde y eso cerró la puerta a convertirme en sacerdote católico, pero seguía sintiéndome llamado al ministerio. Con una licenciatura en Economía, volví a estudiar en la Universidad de Seattle y, después de tres veranos, obtuve un Máster en Ministerio.

Trabajé como personal laico durante 15 años cuando el arzobispo Brunett decidió convocar una nueva clase de diáconos permanentes después de que su predecesor, el arzobispo Hunthausen, hubiera puesto en pausa el diaconado permanente hasta que se resolviera la cuestión de la ordenación de mujeres diáconos.

Cuando me enteré de la reapertura del diaconado, supe en mi corazón que estaba llamada a solicitarlo. Pero también me enfrenté a la ira y la incredulidad de algunos de mis colegas laicos, especialmente de las mujeres, que se preguntaban por qué lo hacía sabiendo que ellas no tenían la misma oportunidad.

Esto continuó siendo una tensión para mí y todavía lo es hoy, después de haber sido ordenado durante casi 20 años. Decidí que podría hacer más para trabajar por el cambio dentro de la iglesia, especialmente construyendo puentes como colaborador y aliado tanto de mis compañeros del clero como de mis colegas laicos.

En 2019 tuve el privilegio de predicar en la misa de funeral de una mujer increíble, Sue Grady. Ella se tomó muy en serio sus promesas bautismales, ungida con el crisma de la salvación, como Sacerdote, Profeta y Rey. Se sintió llamada a ser ordenada como diácono.

En su perfil (inglés) en la pagina web CatholicWomenDeacons.org(inglés), escribió:

"Nuestro Divino Creador me ha bendecido con muchas gracias. Me gradué con una Maestría en Divinidad en 2010, uniéndome a mi hijo en la Universidad de Seattle cuando se graduó en ingeniería eléctrica. Tengo muchas ganas de arrodillarme en el altar y comprometerme con el Obispo y la Iglesia.Todavía espero y rezo por la oportunidad de servir como diácono. Tengo 75 años y tristemente sé que no me quedan muchos años para tener la oportunidad de servir a mi iglesia. Pero confío en la obra del Espíritu en nuestra Iglesia y espero que el Papa diga 'SÍ'".

 

Al final de mi homilía en el funeral de Sue, dije:

"Lo que la Iglesia no pudo dar a Sue en esta vida, quiero dárselo ahora. No como simple muestra de lo que podría haber sido, sino siguiendo el espíritu de Sue para que nos inspire a trabajar por un cambio estructural en nuestra iglesia". Parte de la ceremonia de ordenación para el diaconado permanente es ser investido por un diácono ordenado. Quiero terminar mi reflexión de esta noche confiriendo a Sue... una de mis estolas diaconales. Sue creía que nada es imposible para Dios y con Dios".

Aquí estamos en 2022, y quiero decirles por qué apoyo el trabajo de Discerning Deacons.

El año pasado, antes de participar en un par de reuniones de zoom organizadas por Discerning Deacons, era, sinceramente, un poco cínico. "¿Qué hay para discernir?" pensaba.

He trabajado con tantas mujeres talentosas, devotas y dotadas a lo largo de mis muchos años, que cuanto menos merecían la misma oportunidad que yo de seguir su vocación y recibir la gracia en el sacramento de la ordenación.

Pero la puerta sigue cerrada. Muchas han abandonado la Iglesia... algunas buscan la ordenación en otras denominaciones. Qué triste, y qué pérdida para la Iglesia.

Me puse en contacto con Anna Robertson, una feligresa que recientemente se unió al personal de Discerning Deacons, para compartir un poco de mi historia – y algo cambió en mí.

Escuché la llamada a reconstruir la iglesia... de una manera nueva. A utilizar mi posición como diácono permanente masculino para abogar por la ordenación de mujeres como diáconos. Ahora entiendo por qué Discerning Deacons hace el trabajo que hace, y te animo a participar.

Los recientes informes de síntesis del sínodo, tanto de la Arquidiócesis de Seattle (inglés) como de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos , afirman que la ordenación de mujeres surgió no tanto como "una solución al problema de la falta de sacerdotes, sino como una cuestión de justicia".

Sigo teniendo esperanzas, y gracias al trabajo de Discerning Deacons, quiero que todos miremos alrededor de esta iglesia, nuestra iglesia, y que REALMENTE VEAMOS, RECONOZCAMOS y APRECIEMOS los muchos dones, la fe y el compromiso de servir que las mujeres aportan a nuestra iglesia.

En las palabras del profeta Isaías, "Mira que estoy haciendo algo nuevo. ¿No lo percibes?"

Diácono Steve Wodzanowski

Diácono Steve Wodzanowski

El diácono Steve Wodzanowski sirve como asociado pastoral en la parroquia Saint Joseph (inglés) de Seattle. La parroquia celebró a Santa Febe en las misas del 30 de octubre. Las liturgias comenzaron con la canción "Christ as Her Vision" (Cristo como Su Visión por Bernadette Farrell) e incluyeron una homilía (inglés) en la que el Diácono Steve compartió su propio compromiso de apoyar a las mujeres con un llamado al diaconado y un anuncio (inglés) de Anna Robertson sobre el Año de Santa Febe y cómo involucrarse. Hubo intercambio de recursos después de la misa y en el boletín (inglés).

Comparte este Artículo

Promotor
“It is time for our Church to acknowledge the role of countless women serving the people of God in positions of ministry and leadership.”
Promotor
“It is time for the Church to heed the Spirit’s voice, recognizing women’s call to the diaconate and allow the Spirit to restore and renew the Body of Christ so that it may fully live into its identity of missionary discipleship.”
M. Therese Lysaught, Ph.D., Theologian
Theologian, Doctor of Philosophy - Loyola University Chicago and the Pontifical Academy for Life (Chicago, IL/Madison, WI)
Dar Testimonio
"Siento que la Iglesia católica, tal y como está estructurada, no es lo que Jesús imaginó para sus seguidores, muchos de los cuales eran mujeres de su época. ¿Qué pasó?"
Joan D. Martin
Miembro del Cuerpo de Voluntarios Ignacianos, feligrés de la Comunidad Católica New Roads en Belmont, MA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.