La predicación de las mujeres completa la voz de Dios

Foto de Frank Albrecht en Unsplash

Uno de mis pasajes bíblicos favoritos es el encuentro entre Jesús y la mujer samaritana en el pozo. Después de recibir de Jesús la promesa de agua viva, queda tan impresionada por el encuentro que inmediatamente recorre su comunidad compartiendo su testimonio. Su impacto evangelizador es inmediato, y las Sagradas Escrituras nos dicen que muchos samaritanos de aquella ciudad empezaron a creer en Jesús gracias al testimonio de la mujer (Juan 4:39).

Su encuentro con Jesús es una historia de bienvenida, redención, perdón, sanación y transformación. Es una promesa de que Jesús viene a nuestro encuentro allí donde nos encontremos con el don del agua viva.

Ahora, imagina que faltara su testimonio. Imagina que Jesús nunca hubiera hablado con esta mujer y no contáramos con este exquisito relato evangélico. Imagina que ella no hubiera ido con todo su fervor a contar a sus vecinos cómo su encuentro con Jesús transformó su vida. O imagina que el apóstol Juan hubiera decidido que no valía la pena escribir su testimonio.

"La voz de Dios está incompleta si todo lo que oímos es la voz de los hombres", afirmó la directora de evangelización parroquial, Vanessa Comninos (inglés), poco después de que el Consejo Plenario australiano aprobara cinco mociones modificadas que promovían el papel de la mujer en la Iglesia el verano pasado, incluyendo la posibilidad de ordenar mujeres al diaconado si la Iglesia universal lo aprueba.

Si las mujeres católicas pudieran ser diáconos, ¿cuál sería el mayor cambio visible que verían los feligreses los domingos? El cambio más grande que escuchamos anhelar a los católicos es el deseo de poder escuchar a las mujeres predicar desde el altar en una misa ordinaria del domingo. La ordenación de mujeres al diaconado abriría una vía estable y reconocida para que las mujeres con la preparación adecuada pudieran predicar.

Hace casi dos años, cuando empezamos a organizar reuniones de Discerning Deacons en casas, en persona y virtualmente, católicos de todo el país expresaron su deseo de oír predicar a las mujeres como una forma de entender mejor sus propias vidas y de ampliar su entendimiento de la Palabra de Dios. Las mujeres con dones para la predicación podrían enriquecer sus comunidades locales. Los feligreses anhelan escuchar nuevos puntos de vista sobre las Escrituras que las mujeres aportarían desde la plenitud de sus experiencias vividas (Recoger los frutos –inglés).

Por suerte, los católicos tienen la posibilidad de escuchar la perspectiva de una mujer cada domingo a través de Catholic Women Preach (Mujeres Católicas Predican): la página web y ahora el libro recientemente publicado, Catholic Women Preach: Raising Voices, Renewing the Church, (Mujeres Católicas Predican: Alzando Voces, Renovando la Iglesia), con un prólogo de la dominica Sor Barbara Reid, presidente (inglés) de la Catholic Theological Union (Unión Teológica Católica).

Hace unos días, la editora ejecutiva de NCR, Heidi Schlumpf, y yo hablamos de mis reflexiones sobre las Escrituras en la página web. "Catholic Women Preach me da la oportunidad de nombrar y valorar más profundamente mis experiencias de la presencia de Dios en mi propia vida y en mi comunidad de fe", le dije, añadiendo que aprecio poder "contar historias de fe desde mi propia experiencia como hija, hermana, tía, vecina, amiga – desde mis propias experiencias vividas como mujer".

Tengo la costumbre de escuchar Catholic Women Preach los domingos por la mañana antes de prepararme para ir a misa en mi parroquia local de Miami. Escucho una perspectiva femenina y una perspectiva masculina – una virtual y la otra en persona. Lo hago porque necesito el vaso lleno de agua viva que me ofrecen los múltiples testimonios sobre nuestras Escrituras. Y necesito ser intencional como católica para no dejar que la voz de Dios sea incompleta.

En paz,

Picture of Ellie

Ellie

Codirectora de Discerning Deacons

PD: Un sincero agradecimiento al cardenal Robert McElroy, de San Diego, por su reciente artículo en la revista American Magazine, por pedir la ordenación de mujeres al diaconado, ya que no está excluida por la doctrina, y por creer en la capacidad de las mujeres para ofrecer ministerios, talentos y perspectivas de vital importancia.

Comparte este Artículo

«
Organization
“Our St. Phoebe Day celebration was a Catholic mass at its best—coming together, unified at the Eucharistic table, getting nourished through meaningful ritual, prayerful and relevant songs, a challenging message on synodality from scripture, and engaging and honest testimonies from two women in our community. St. Joan of Arc parish today did what Jesus did years ago—fed souls and gave people hope.”
St. Joan of Arc Catholic Community
Minneapolis, MN
«
Organization
“Together, we are grateful that the ministry and example of St. Phoebe enlivens our community to participate in exploring the unique gifts of women in our faith community. Here at Cranaleith, we feel strongly about creating space for all those seeking wholeness and transformation for themselves, their communities and society. This retreat was an opportunity for us to do just that.”
Centro Espiritual Cranaleith
Philadelphia, PA
«
Organization
“The icon of St. Phoebe is still present in our Chapel today, where we are able to remember her witness and ask her to intercede on our behalf.”
Rosemont College
Rosemont, PA

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.