Dando gracias por los dones de la Espiritualidad Ignaciana

Detail of St. Ignatius' outstretched beggar’s bowl and the hands of the women who received him from "L'Acollida" (the reception), sculpture by Ramon Oms in Plaça Fius i Palà in Manresa. Photo by Kathy Maher

Detalle del cuenco de mendigo extendido por San Ignacio y las manos de las mujeres que lo recibieron de "L'Acollida" (la recepción), escultura de Ramón Oms en la plaza Fius i Palà de Manresa. Foto de Kathy Maher

Desde hace más de 500 años, las mujeres han encontrado la alegría de recibir y compartir los dones de la espiritualidad ignaciana, y han encontrado maneras de involucrarse profundamente en la misión ignaciana en el mundo de hoy. Al acercarnos a la fiesta de San Ignacio y al final del Año Ignaciano que marca 500 años desde la experiencia de conversión de Ignacio, compartimos con ustedes una imagen de una nueva instalación artística en la ciudad de Manresa, Barcelona. Titulada "Acollida, Manresa", refleja el espíritu de acogida que tuvo Ignacio cuando llegó a la ciudad en 1523. La escultura recuerda a las mujeres de Manresa que brindaron su hospitalidad a Íñigo, el peregrino, representado por su cuenco de mendigo extendido y las manos de las mujeres que lo recibieron. La puerta abierta está impresa con el saco y la cuerda de peregrino de Íñigo y la mantiene abierta una mujer contemporánea, dándole la bienvenida a Íñigo, y a todos los peregrinos modernos, a la experiencia transformadora de Manresa.

-

Encontré esta poderosa escultura al final de un largo viaje por el Camino Ignaciano en España. Caminando con otros 13 peregrinos de la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Boston, esperábamos seguir los pasos de la propia peregrinación de Ignacio de 1523 al santuario de La Morenita, Nuestra Señora de Montserrat. En nuestro último día de camino, bajamos de Montserrat y entramos en la ciudad de Manresa. Fue aquí donde Ignacio experimentó una transformación espiritual que fue tanto personal como comunitaria. El círculo de mujeres que encontró aquí apoyó e instruyó su nuevo entendimiento del servicio en respuesta al amor de Dios. Fue también en Manresa donde Ignacio compartió sus Ejercicios Espirituales con mujeres, que se inspiraron para responder con libertad interior al servicio de los más necesitados. Este grupo de mujeres se llamó a sí mismo las Íñigas, y sirvió a los pobres y enfermos en el hospicio de Santa Lucía junto a Ignacio. the poor and sick in the hospice of St. Lucia alongside Ignatius.

"L'Acollida" (the reception), sculpture by Ramon Oms in Plaça Fius i Palà in Manresa. Photo by Kathy Maher

Al recibir el último sello de nuestro pasaporte de peregrino, el espíritu de bienvenida de "Accollida, Manresa" fuera de la Oficina de Recepción de Peregrinos me invitó a recordar que la visión espiritual de Ignacio siempre ha sido una "puerta abierta" para las mujeres y los hombres que vislumbran posibilidades de colaboración en el ministerio. Al celebrar la fiesta de San Ignacio, estamos agradecidas por los dones de la espiritualidad ignaciana, y el camino hacia una comprensión más profunda del servicio en respuesta al amor de Dios.

Kathy Maher

Kathy Maher

Directora de Programas Ignacianos
Iglesia de San Ignacio de Loyola
Chestnut Hill, Massachusetts

Comparte este Artículo

«
Organization
“We raised so much awareness from our event, of both the ongoing Synod and of St. Phoebe and her ministry. Together, we learned of the power of the intercession of St. Phoebe, and how significant her feast day can be to carry the message of women’s roles in the Church.”
The Church of St. Francis Xavier
New York, NY
«
Organization
“The most meaningful parts of our celebration together included a standing ovation following the witness reflection, the power and strength of the reflection itself, and the procession at the start of mass. In the procession, young women carried in and presented symbols of St. Phoebe including an icon, the commission of St. Paul, a deacon’s stole and a pitcher of water to symbolize our shared baptism.”
Parroquia de San Bernabé
Chicago, IL
«
Testigo
“Preaching on the Feast of St. Phoebe, and supporting and training other women to preach, was a joyful and invigorating experience. It is beautiful to see women claim the truth that they are called and gifted, and equally beautiful to see the People of God’s receptivity to women’s preaching, ministry, and leadership.”
Rhonda Miska
St. Phoebe Day Witness at St. Thomas More Catholic Community in St. Paul, MN; Founder and Co-convener of the Catholic Women's Preaching Circle; Catholic Women Preach Advisory Board Member

Reciba Nuestro Boletín Informativo

Aquí es donde compartimos noticias relevantes, eventos y oportunidades para participar en la labor. 
*Únicamente enviaremos el boletín una vez cada semana, y nunca compartiremos o venderemos su información.